8 beneficios del trail running para corredores de asfalto

Variar la superficie de las carreras ayuda a mejorar el rendimiento. Descubre cómo aprovechar el trail running para mejorar el rendimiento en asfalto.

8 ways trail running can improve your road times

1. Aumenta la resistencia y reduce la tensión sobre el cuerpo

Combinar superficies duras y blandas en los entrenamientos ofrece grandes ventajas. Las superficies blandas amortiguan el aterrizaje del pie, reduciendo la tensión sobre las piernas. Esto permite aumentar la resistencia y la distancia en las carreras de asfalto.

2. Mejora la eficacia de los rodajes de recuperación

Correr distancias largas por superficies blandas y planas ayuda a mejorar la eficacia de los rodajes de recuperación. Entrenar en superficies de tierra es ideal si deseas correr a ritmo cómodo y enfrentarte a ciertos desafíos.

3. Mejora la fuerza

El trail running implica correr por superficies con barro y el riesgo de que unas gotas de lluvia conviertan la ruta en un auténtico lodazal. Correr por superficies embarradas dificulta el despegue del pie de la superficie, obligando al corredor a realizar un esfuerzo mayor del habitual en cada zancada. Lo mismo ocurre cuando corremos por superficies de arena. La clave está en despegar el pie del suelo con la mayor rapidez posible. Cuando menos tiempo pase el pie en contacto con el suelo, menos se hundirá en el barro y más fácil será el despegue.

4. Mejora la estabilidad y el equilibrio de la región central

Las superficies de trail obligan al corredor a concentrarse más en la técnica de carrera que las de asfalto. Correr a ritmo acelerado en las curvas, cambios de sentido y descensos mejora la estabilidad y el equilibrio de la región central del cuerpo. El trail running fortalece los abdominales y la musculatura de la espalda. Así, cuando retomes tus carreras de asfalto, notarás que tu postura ha mejorado y que los músculos que conectan el tren superior e inferior del cuerpo se han fortalecido.

8 ways trail running can improve your road times

5. Los descensos te ayudan a mejorar como corredor

Correr cuesta abajo a ritmo acelerado obliga a elevar más las piernas en cada zancada y mantener el pie en contacto con el suelo durante un periodo de tiempo muy breve. Correr de esta manera mejora tu estilo de carrera y proporciona grandes beneficios que notarás luego en tus carreras de asfalto.

6. Facilita el ascenso de cuestas asfaltadas

Las rutas de trail incluyen ciertas cuestas que nunca encontrarás en la carretera. Se trata de rutas con pendientes muy pronunciadas, algunas prácticamente verticales, a las que no pueden acceder los coches. En estos ascensos, cada zancada supone desafiar la gravedad, obligando a las piernas a realizar un trabajo más duro de lo habitual. Este entrenamiento permite trabajar y preparar los cuádriceps y los gemelos, permitiendo una mejora del rendimiento en tus carreras de asfalto.

7. Conecta la mente y el cuerpo

Correr por superficies de tierra requiere una mayor concentración en la forma de correr. Es decir, cuando corremos por superficies de trail, debemos pensar en la ruta que tenemos por delante y controlar nuestros movimientos. También es importante escuchar al cuerpo y responder con agilidad a los cambios de relieve en la superficie. Los cambios de ritmo y relieve obligan a mantener los ojos bien abiertos durante toda la carrera. Sin duda, trabajar la concentración en la superficie puede ser de gran utilidad cuando corremos sobre asfalto.

8. Funciona como válvula de escape

Aunque tu superficie preferida para tus entrenamientos y competiciones sea el asfalto, debes saber que muchos corredores de maratón escogen entrenar en superficies de tierra para liberar la mente y escapar del tráfico y el ruido.