COMPARTE
"Porque para mí, correr por una causa, sea ayudar con un motivo solidario, sea superar algún problema o sea, como en este caso, rendir un homenaje a alguien que ya no está, es doblemente satisfactorio. Es como si la carrera fuera aún más bonita. Es añadirle magia y poner de lleno el corazón en cada zancada."

El próximo 11 de marzo se celebra la Maratón de Barcelona y, como el resto de los ASICS Front Runners, estaré allí para vivir de cerca la magia de esta prueba tan mítica.

Ni de lejos estoy (ni creo que lo esté nunca) lista para correr una maratón, pero sin embargo, tengo mi dorsal listo para recorrer algunos kilómetros y, aún sin medalla de finisher, compartir con mis compañeros el ambiente por las calles de la ciudad condal.

El día antes correré la Breakfast Run by MRW, una carrera conmemorativa que recorre los últimos 4k del Maratón de los JJOO de Barcelona 92, con entrada en el Estadio Olímpico y en la que después, por si esto no fuera ya suficientemente atractivo, te invitan a desayunar ;).

Teniendo en cuenta que dos semanas después correré la Media Maratón Valencia (IAAF/Trinidad Alfonso Campeonato del Mundo Media Maratón 2018), no tenía aún muy claro que distancia debía correr en Barcelona.

¿Aprovecho para hacer una tirada larga? ¿Hago mi 10k habitual de los domingos? Dudas, dudas y más dudas.

A estas alturas hay algo que me tienta y es recorrer 11k.

Puede parecer una distancia un poco rara, y probablemente lo sea, pero ese número tiene un significado especial para mi, y sería un bonito homenaje.

Dejadme que os explique: la Maratón de Barcelona se celebra el 11M, justo 6 meses después del 11S.

Dos fechas tristes en la historia de este país, pero que para mi tienen un poco más de especiales desde el pasado 11 de septiembre.

Todos conocéis la historia. La he compartido muchas veces en mis blogs y redes sociales y además, por suerte o por desgracia, ocupó muchos minutos en televisión y muchas páginas en la prensa durante meses.

El 11 de septiembre de 2017, a las 11:59 sonó el teléfono y sentí literalmente como un cuchillo me atravesaba el corazón. Fue una de las noticias más tristes e impactantes de mi vida, de la que aún no nos hemos recuperado. Una amiga perdía la vida mientras trabajaba como cooperante de Cruz Roja en una de las zonas más peligrosas de Afganistán con un disparo, de manos de un paciente. Tan incomprensible como desgarrador.

No voy a entrar en detalles (podéis leerlos en el post que escribí horas después: https://mimamatieneunblog.com/lorena-enebral/) pero sí creo que la coincidencia de las fechas, me invitan a rendirle un pequeño homenaje a ella y a tantos otros cooperantes, que se juegan la vida a diario para hacer de este mundo un lugar mejor.

Solo 13 días después de aquel 11 de septiembre, corría la carrera de mis sueños en Disneyland París. Al conocer la noticia, el equipo de prensa de DLP (que son como mi familia) me dio la opción de no correrla, conscientes de que eran días muy duros, de dormir poco, pasar muchas horas con su familia, y entrenar apenas nada.

Pero, como trato de hacer siempre, intenté convertir aquel dolor en algo positivo y decidí correrla. Pese a mi preparación (fueron muchos días sin dormir bien, con una tristeza y un shock permanente) y como no buscaba hacer ningún tiempo, disfruté de la carrera como si nada hubiera pasado, era como si Lorena me estuviera dando alas de allí arriba.

Ella era fisioterapeuta y además runner, y durante aquellos terribles días, fueron muchos amigos los que me animaron a correrla como homenaje, como terapia, o como lo que fuera. Y así lo hice. Y no sabéis cuánto me alegro.

Cuando me di cuenta que la maratón de Barcelona era el día 11, justo 6 meses después de aquella fecha, pensé que sería bonito dedicarle los kms que recorriera y como, por primera vez en mi vida, no haré la distancia completa de una carrera, 11k me parecieron la mejor cifra.

Porque para mí, correr por una causa, sea ayudar con un motivo solidario, sea superar algún problema o sea, como en este caso tener un gesto bonito que alivie, aunque sea mínimamente, a su familia, es doblemente satisfactorio. 

Es como si la carrera fuera aún más bonita. Es añadirle magia y poner de lleno el corazón en cada zancada.

Lo mismo que ella hacía con cada paciente, con cada niño al que enseñaba a caminar o curaba a través de la fisioterapia. 

Creo que es una suerte poder ponerle corazón a todo lo que haces, pero en el caso del deporte, además, creo que el resultado es maravilloso. 

Y por supuesto, con una sonrisa, la que siempre trato de poner a todo y la que ella, Lorena Enebral, era capaz de transmitir a las personas más vulnerables del planeta, los niños mutilados en Afganistán y que tan conocida la hizo en todo el mundo. Eso sí que tiene mérito. 

Así que el próximo 11 de marzo, recorreré cada uno de esos 11k como homenaje a todos los cooperantes, a todos los que se dejan la piel y por desgracia, la vida, para hacer de este mundo un lugar mejor. 

Solo se trata de correr con el corazón… y, al fin y al cabo, de eso va todo esto ¿no?

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 44

Club: ASICS FRONT RUNNER

Entrenador: Jesús Antonio Nuñez (NuñezRun)

MIS DISCIPLINAS
Boxeo Estiramientos Fitness Entreno funcional 10 km media maratón
MIS DISCIPLINAS
boxing_or_martial_arts strength_training fitness functional_training 10k half_marathon