Cuando empecé a correr, hubiera agradecido saber ciertas cosas que tuve que ir descubriendo por mi misma. Os resumo las que, para mi, son las más importantes.

Sin atreverme a dar consejos a nadie (para eso hay entrenadores y profesionales que saben mucho más que yo), sí me gustaría compartir lo que le suelo contar a cualquier amiga que empieza a correr y me pide una pequeña ayuda. En definitiva, lo que me hubiera gustado que me dijeran a mi cuando me puse unas zapatillas por primera vez ;).

No tengas prisa

No recuerdo cuántas veces he tenido la misma conversación: 

- "No sé cómo puedes correr. Si yo voy de aquí a la parada del bus y me ahogo". Os prometo que no hay día en que alguien no me diga esto.

- "Yo también me ahogo si salgo corriendo de aquí a la parada del bus". 

- "¿En serio?"

Y es que creo que es algo que deberíamos saber todos al empezar. No se trata de ir corriendo "como pollo sin cabeza" ni de querer batir algún récord de velocidad en los primeros metros.

De hecho, durante los dos primeros años, el primer kilómetro siempre lo hacía caminando. De esta forma calentaba e iba poniéndome poco a poco en marcha. Ahora ya no lo hago caminando, pero sí empiezo mucho más suave, hasta que el pulso y la respiración se van adaptando.

Lo bueno, si breve...

Empieza con distancias cortas. No te dejes llevar por lo que veas en las redes sociales y presta más atención a tus sensaciones o posibles molestias. 

No tengas vergüenza de caminar algunos tramos para recuperar el aliento. 

Hay quienes recorren más distancia pero a ritmos más lentos y quienes prefieren hacer menos kilómetros e ir mejorando en velocidad. Cada uno tiene sus propias circunstancias, su cuerpo y su tiempo. Nunca midas tus avances con la "regla" de otra persona.

Estira, estira y estira

Tengo que admitir que nadie me lo contó, pero siempre lo hice. Supongo que por miedo a una lesión o porque lo convertí en rutina desde el principio. 

Muchos runners a los que sigo confiesan no estirar nunca porque, o no le ven beneficio, o creen que a ellos nos les hace falta. Pero la verdad es que estirar puede evitar daños o lesiones y además, puede hacer que tus músculos estén más preparados para correr.

Si un día no tienes mucho tiempo, haz estiramientos más cortos pero no dejes nunca de hacerlos.

El entrenamiento invisible

Admito que este consejo sí me lo dieron aunque no al principio. Mi amigo Manuel me habló por primera vez del "entrenamiento invisible" que tiene que ver básicamente con la nutrición y con el descanso.

Desde que me lo contó he podido comprobar que, muchas veces, llegar descansada a una carrera o entrenamiento, puede hacerte un bien mayor que llegar "sobreentrenado".

Dormir bien, respetar días de descanso y mantenerte sano, puede ser el mejor de los entrenamientos.

Elige el mejor combustible

A la hora de correr es importante que el cuerpo tenga la "gasolina" que necesita y esto pasa por no correr en ayunas, y por asegurarnos vitaminas, minerales y nutrientes necesarios.

Los días previos a las carreras intento cuidar al máximo la alimentación para llegar más ligera y además, para evitar posibles molestias durante la misma, pero el resto del tiempo también hay que vigilar mucho lo que comemos.

Y no sólo se trata de proveer al organismo de la energía suficiente, sino de intentar que esta sea "de calidad" y venga de alimentos lo más saludables posible.

Mantente hidratado

Es algo que deberíamos vigilar muchísimo para evitar problemas y para asegurar el máximo rendimiento.

Beber agua antes, durante y después de los entrenamientos es fundamental. No lo olvides.

Correr no es sólo correr

Si quieres correr mejor, y evitar lesiones tendrás que hacer algunos "deberes" a parte.

Mantener la espalda, los abdominales y las piernas fuertes te ayudarán a correr mejor y a no perder energía mientras corres. Así que deberías combinar trabajo de fuerza con los kilómetros que hayas decidido correr.

Invierte en lo importante

No hace falta volverse loco comprando ropa para correr. De hecho, con el tiempo vas aprendiendo lo que necesitas y lo que no. Cada uno tenemos unas manías, unos somos frioleros, otros no tanto,... 

Pero en lo que sí hay que invertir es en dos cosas fundamentalmente: en unas buenas zapatillas que te aseguren amortiguación, confort y eviten lesiones, y por supuesto, en una prueba de esfuerzo que te asegure que todo esté en orden.

Estos son sólo un "puñado" de consejos sencillos y basados en el sentido común, pero que creo que podrían ayudar a quienes empiezan a correr y que no está de más recordar a quienes llevamos haciéndolo hace tiempo. 

Pero por encima de todo, si empiezas en este deporte, te diría que no te compares con nadie, que trates de disfrutar, de cuidar tu salud y de ir poco a poco y sin prisa. Los resultados llegarán ;)

Que habrá días en los que no estarás motivado, y tendrás que tirar de disciplina. Y eso siempre, siempre, siempre merece la pena, créeme.

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 45
Club: ASICS FRONT RUNNER
Entrenador: Jesús Antonio Nuñez (NuñezRun)

Mis disciplinas
Entreno funcional Boxeo Media maratón Estiramientos 10 km Fitness

Más blogs