Son las dos palabras que más pueden resumir esta zapatilla. Desde la primera puesta pude sentir la sujeción, especialmente en la zona del talón y de los dedos, pero que se extiende por el resto de la zapatilla. La zona superior puede parecer rígida, pero esto, lejos de ser una molestia, sirve para asegurar más el pie al interior. Durante los cambios de ritmo o de dirección, siempre he sentido el pie bien sujeto.

Esa sensación de ayuda extra en los movimientos más agresivos también se aprecia en el agarre en pista. El trazado en espiga de su suela es el gran culpable. Con el paso del tiempo veremos la durabilidad, pero he de decir que en el tiempo que llevo no he notado signos de desgaste. Hablando de durabilidad, la malla perforada del upper se ve resistente, con refuerzos en los puntos que los ingenieros de ASICS han considerado más críticos.

Aunque es cierto que no se pueden catalogar dentro del segmento de zapatillas ligeras, no me han resultado en ningún momento pesadas o voluminosas. Reaccionan bien a los movimientos de la pista y, además, vienen complementadas con una buena amortiguación. No diría tampoco que son lentas, creo que han llegado a un buen equilibrio de peso dadas sus características de estabilidad y amortiguación.

Otro punto menor, pero también importante, es la lengüeta. Para los que jugamos en tierra batida es otra ventaja: su forma y su constitución hacen que quede fija en su posición e impide que entre tierra en el interior de la zapatilla.

En definitiva, me parece una zapatilla de tenis muy equilibrada en la que destaco su sujeción, su estabilidad y su agarre. ¡Muy contento con ellas!

escrito por
portrait

Juan Martín

Ingeniero de Telecomunicaciones de Madrid


Club: Coentrena
Entrenador: Oscar de las Mozas

Mis disciplinas
Media maratón Maratón 10 km

Más reviews