COMPARTE
Hay un día marcado en mi calendario desde el principio del año: el 31 de diciembre. Día de Nochevieja. No, no es especialmente por las uvas, por la cena o por las copas de después. Es el día de la San Silvestre Vallecana (la “SanSil”). La carrera más “popular” de toda España.

Me acuerdo desde pequeñito que veía a todos los corredores en la televisión esperando la hora de la cena y mi padre me comentaba cada año eso de que la “San Silvestre Vallecana es la segunda más importante del mundo después de la de Sao Paulo” mientras yo me preguntaba qué animaba a tanta genta a juntarse la tarde de Nochevieja a correr cuando todos deberían estar en casa cenando con sus familias. Estaban locos.

Pero amigos, es que la San Silvestre es la San Silvestre. Tiene algo especial. Algunos (pocos) pretenden terminar el año haciendo su mejor marca, otros (los que más) terminar la carrera disfrazados y celebrando la navidad y otros, temerosos, llegar por primera vez a meta. Pero para nadie es una carrera más del calendario. Es “la carrera”. Sin duda la más concurrida de España (este año, más de 40 mil corredores).  

Probablemente la San Silvestre es la carrera que más ha fomentado el atletismo popular en Madrid. En todos estos años, miles de corredores (y yo mismo) se han calzado las zapatillas tras un verano de excesos y se han dicho eso de “voy a ver si corro un poco y, si eso, me apunto a la San Silvestre este año”. La San Silvestre ha sido y es la primera “gran” meta de muchos corredores que después la corren cada año con la ilusión de aquel primerizo que nunca se imaginaba en ese momento que después iba a cruzar metas de maratones e, incluso, carreras de ultradistancia. La San Silvestre fue el comienzo de todo. El primer gran objetivo marcado en el calendario. La primera carrera donde tu familia te bajó a animar, incrédula de que fueras tú el que estaba corriendo.     

Luego está la San Silvestre de los grandes corredores. La mítica y respetada San Silvestre Vallecana Internacional a la que solo puede acceder (con total merecimiento) la élite del atletismo popular. Me comentaba hace semanas un amigo que la San Silvestre Vallecana Internacional es “la Boston” del Atletismo español. La carrera donde tienes que calificar por tiempo si quieres participar. Donde puedes decir eso de “yo es que corro la Internacional” (con una media sonrisa). Yo nunca la correré –lejos está el sub 38’ necesario para ello-, pero me parece bien que sea una carrera donde solo puedan entrar los cientos de corredores que acreditan tiempo. Porque se lo merecen. Porque correr a ese ritmo merece una distinción y un premio. Y merecen nuestros aplausos. Enhorabuena.  

Este año 2017 decidí disfrutar de la carrera y correrla tranquilamente con mi gran compañero y amigo ASICSFrontRunner Edu (@edusalaspacreu) y con mi amiga Leticia (@estonoescomomelocontaron). Fue una carrera especial, como todas las nueve San Silvestres que he corrido cada año. Lastima de todos los corredores con los que había quedado y que no pude ver en la salida (Ana Belén, Ángel, Naiara, Susana, Meme, etc.) 

Es inolvidable correr con 40 mil corredores bajo las “luces de navidad” de las principales calles de Madrid cuando ya está anocheciendo; la emoción de bajar la calle Serrano abarrotada de gente aplaudiendo y con los miles de niños esperando con ilusión que les choques la mano; la sensación de dejar la Estación de Atocha y bajar la Avenida Ciudad de Barcelona para poder abrazar a mis padres que, como cada año, esperan bajo el frío a que pase su hijo con cara de orgullo –aun, nueve años después, creo que no se creen que esté corriendo-. Y la temible cuesta de la Avenida de la Albufera (“Ya sabéis que en el kilómetro 7 hay que subir, así que guardad fuerzas”).  

La San Silvestre, es, en definitiva, la carrera con la que termino el año y pongo el contador a cero. Dónde miro para atrás y doy gracias al cielo de que, otro año más, me haya permitido llegar a meta. Dónde recuerdo a todos aquellos que alguna vez la corrieron conmigo y que este año, por diferentes razones, ya no estaban ahí, en la meta de Vallecas (mis enormes Gacelas de Madrid, en especial, Román, mis compañeros de Coentrena, mis acompañantes de otros años, Claudia, Ileana, José Manuel, etc.). 

Si nunca habéis corrido en vuestra vida, el próximo lunes 31 de diciembre de 2018 tenemos una cita, a eso de las 17:30 de la tarde. Os espero en la Avenida de Concha Espina. Ah, traeos las zapatillas, porque lo vais a flipar...

 

escrito por
portrait

Gonzalo Rincón de Pablo

Abogado / Asesor Fiscal de Madrid

Club: ASICS Frontrunner / Gacelas de Madrid / Coentrena

MIS DISCIPLINAS
half_marathon ultra_marathon olympic_distance_triathlon 10k marathon trail
MIS DISCIPLINAS
half_marathon ultra_marathon olympic_distance_triathlon 10k marathon trail

ASICS
FRONTRUNNER

En Instagram