COMPARTE
Rendirse no es una opción… ¿perdona? Claro que sí. Rendirse siempre será una opción, y cualquiera que se haya rendido alguna vez, sabe que no siempre es la más fácil.

Cuando te pase, creerás que eres el único que se ha rendido.

En un mundo en el que las frases motivadoras circulan a la misma velocidad que las críticas y los consejos, parece que no está permitido tirar la toalla.

Y por eso, probablemente, si eres de los que alguna vez ha sentido que no podía seguir, te habrás sentido solo, extraño y vulnerable.

Pero creo que haberse rendido alguna vez, también esconde algo maravilloso: te hace ver que eres capaz de levantarte y volver a intentarlo y eso, créeme, puede ser un regalo extraordinario para tu autoestima.

Susana Garcia Asics Front Runner Spain


En la segunda carrera en la que participé, tuve la suerte de llegar la última.

Y digo “suerte”, primero porque no me avergonzó en absoluto (era mi segunda carrera y fue un trail de 11k bastante duro, lo que hacía bastante comprensible mi “derrota” a ojos de cualquiera), pero sobre todo, porque supuso una cura de humildad y empatía que me enseñó a no sentir pena ninguna por quien llega el último en una carrera. Al revés, me hace sentir cierta envidia, porque, como yo sentí aquel día, el ultimo no está triste, al contrario, lo que está es orgulloso de haberlo logrado, siendo consciente de que era fácil no haberlo conseguido. Y ese sentimiento es sencillamente maravilloso.

Es parecido a la paradoja del bronce, la que explica por qué el que queda en segundo lugar en un podio experimenta algo de tristeza por no haber conseguido el oro, mientras el que queda en tercer lugar, suele experimentar mucha más alegría porque sabe que era fácil haberse quedado fuera de ese mismo podio.


El mundo del running puede resultar intimidante para cualquiera que empiece. En las redes sociales se comparten a diario historias que te hacen ver que se trata de una carrera de obstáculos, lesiones y retos que no termina jamás. Historias de hombres y mujeres que pelean por creer que siempre son capaces de más.

Personas que corren para dar ejemplo, para recaudar fondos para un fin social, para homenajear a alguien o quien, como yo, corre para callar esas voces destructivas que vienen de  tu cabeza, para vencer a tu peor enemigo, ese que te mira desde el otro lado del espejo, y te hace dudar de, si esta vez, serás capaz de lograrlo.

Y muchas veces consigues vencerlo. Pero otras veces no. Y te rindes. Y no hay nada de malo en ello.

No hay nada de malo en venirte abajo, parar, sacudirte el polvo y cuando estés preparado, volver a empezar. 

Creo que todos deberíamos pasar alguna vez por el proceso de perseguir un objetivo que creemos imposible, luchar por ello, y sentir que no somos capaces.  Y tirar la toalla. Por que, pasado un tiempo, cuando ves la toalla en el suelo, te paras, la recoges y vuelves a empezar, sí que te sientes invencible. Te sientes fuerte, mucho más fuerte que ayer… y esa sensación, además de maravillosa, es pura magia.

 

 

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 44

Club: ASICS FRONT RUNNER

MIS DISCIPLINAS
half_marathon 10k
MIS DISCIPLINAS
half_marathon 10k

ASICS
FRONTRUNNER

En Instagram