COMPARTE
​“A la meta no sólo se llega corriendo. También se llega sin dejar de caminar”

Esta es una de las frases que más se repite en estos días en mi cabeza. Si no puedes correr, no corras, pero no dejes de moverte.

Tengo muchos defectos y pocas virtudes, pero si tuviera que elegir una de ellas, probablemente sería la de saber adaptarme a los cambios y a las situaciones sin demasiado esfuerzo.

Esta especie de “conformismo” que tengo desde pequeña, es algo que me ha hecho la vida más fácil y creo que es una de las mejores cosas que puedo, e intento, transmitirles a mis hijos.

Confieso que soy más de analizar resultados que de planificar objetivos, y ello no siempre es bueno, pero me ha ayudado a tener una altísima capacidad de improvisación y de adaptarme a “lo que toque”, que resulta ser de lo más práctica en los tiempos que corren.

No siempre lo hago bien, no siempre saco el máximo de cada situación, pero siempre, siempre, siempre, acabo sabiendo jugar con las cartas que me han tocado. Mejor o peor. Pero juego.

Cuando mis hijos eran muy pequeños me robaban, como a cualquier madre, todo el tiempo del mundo. Pero yo, que había decidido trabajar por mi cuenta (precisamente para pasar más tiempo con ellos) necesitaba sacar trabajo adelante y las horas del día no daban para todo.

Fue entonces cuando empecé a desarrollar la habilidad de aprovechar cada momento libre e improvisar para intentar optimizar las horas del día y tratar de llegar a todo.

Por ejemplo, la chiquitina necesitaba que pasara mucho tiempo sujetando su mano mientras se quedaba dormida. Así que aprovechaba esos largos ratos en silencio sentada junto a su cuna a oscuras para pensar, y casi memorizar, los artículos que tenía que escribir. De esa forma, en cuanto ella se dormía y yo lograba despegar mi mano de la suya sin que se despertara, me ponía delante del ordenador y en dos minutos lo tenía terminado y publicado.

El deporte, y sobre todo el running, entraron en mi vida cuando tampoco me sobraba ni un minuto, así que, de alguna forma, esa capacidad de improvisación y de adaptarme a cada situación, fue una constante desde el principio.

SUSANA GARCIA ASICS FRONTRUNNER SPAIN

De hecho, creo que elegí este deporte precisamente porque no me obligaba a estar en un lugar determinado a una hora determinada.

El problema apareció cuando me lo empecé a tomar más en serio y me propuse cierto nivel de entrenamiento semanal. Si era imposible casi saber qué trabajo u obligaciones tendría al día siguiente… ¿cómo iba a lograr entrenar siempre a la misma hora o tener, al menos, un plan? Parecía  imposible.

Mi respuesta fue una vez más decirme a mi misma: “Siempre puedes dejarlo. Siempre puedes abandonar. Pero ¿realmente quieres hacerlo?”.

Y la respuesta del otro lado del espejo, fue la misma de siempre: “No. Tal vez no puedas hacerlo en las condiciones perfectas, pero siempre será mejor que no hacer nada”.

Los que me conocéis, sabéis que no hay viaje de trabajo en el que no haya metido las zapatillas en el equipaje de mano, me haya levantado a las cinco y haya salido a ver amanecer corriendo por París, Londres, Lyon, Ibiza o San Francisco.

Algunos habréis visto que en el maletero de mi coche siempre hay unas zapatillas de deporte, entre otros porsiacasos. Otros me habréis visto correr por los alrededores de un gran hospital, o tratar de "perseguir" mientras los niños montan en bici cuando esa era la única opción de  poder sumar kms.

Susana Garcia ASICS FRONT RUNNER SPAIN

A principios de verano el calor supuso un obstáculo, pero traté de adaptarme bajando el ritmo, cambiando el horario… y pese a todo, resultó ser complicadísimo.

Así que unos días en Asturias, se presentaban como un verdadero lujo para salir a correr, aunque ello significara tener que ausentarme de las comidas familiares porque tenía que aprovechar el único hueco disponible.

Pero entonces tocó volver a Madrid... y hacerlo en plena ola de calor.

Madrugué, intenté leer artículos que aconsejaban eso de salir muy temprano, hidratarse bien, buscar sombras… demasiados “imposibles” y que a mi, con estos horarios endemoniados que tengo, no me acaban de funcionar… así que ayer tomé la decisión de volver al gimnasio.

Me da pereza y no me apetece demasiado (no lo niego) porque a mi, lo que me apetece realmente, es salir a correr. Pero una vez más toca conformarse con lo que hay, y volver a adaptarse a la situación. Y no sólo adaptarse, también tratar de sacar provecho de ello.

No soy mucho de correr en cinta, imagino que esto va en gustos... así que el plan es fortalecer. Fortalecer las piernas, recobrar el tono muscular de los brazos (que he perdido un poco desde que dejé el boxeo), volver a hacer ejercicios abdominales, pesas, volver a la elíptica y sobre todo, moverme. Moverme, volver a mi peso y tratar de estar fuerte para la temporada de otoño, que, pese a llevar menos de dos años corriendo, ya sé que es de las más apasionantes… y quiero estar preparada.

Así que, una vez más, hay que saber jugar bien y tratar de ganar la partida con las cartas que nos reparte la vida, ¿no os parece?

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 44

Club: ASICS FRONT RUNNER

Entrenador: Jesús Antonio Nuñez (NuñezRun)

MIS DISCIPLINAS
Boxeo Estiramientos Fitness Entreno funcional 10 km media maratón
MIS DISCIPLINAS
boxing_or_martial_arts strength_training fitness functional_training 10k half_marathon