COMPARTE
Todo gran camino empieza con un primer paso. Este 2018 ya ha empezado.

Suena el despertador: 6:30 am ¿Ya es lunes?

Con cierto alivio, aunque muerto de sueño, recuerdo que es domingo todavía y que el despertador suena porque hoy toca correr la Carrera Solidaria de Reyes 2018. La primera carrera del año. Me levanto de la cama y miro por la ventana. Aún es de noche y está diluviando “aguanieve” fuera. “Menudas ganas de salir a correr así”, me dicen. “¿Y si vamos mejor al gimnasio?”.   

Es en ese momento cuando sonríes recordando todos esos mensajes motivacionales tipo “No pain, no gain” que te machacan tantas veces la cabeza y que ahora no funcionan. En el fondo sabes que vas a ir a la carrera porque “es lo que toca” (aunque realmente apetezca poco, seamos sinceros) y porque has quedado allí con tus amigos ASICS FrontRunners y con Toni, la gran Gacela de la Dehesa de la Villa a quien hace meses que no ves. Así que nos vestimos “de lluvia” (buen momento para ponerte ropa que pocas veces te pones) y emprendemos la marcha hacia la carrera en el Barrio del Pilar.  

Tras la recogida del dorsal correspondiente y cruzarnos 10 segundos corriendo con Cesar y Kyra (perdonad que no pararamos, pero no llegábamos al coche a dejar las cosas), nos situamos Cristina y yo detrás, en la salida, junto con Toni. Que tío más grande. Hablamos de nuestras cosas y eso me hace recordar mis primeras carreras hace tantos años cuando en cada línea de salida nos situábamos Román, Deivi, Josu y Toni (luego llegaron muchas más Gacelas). Muy probablemente mis Gacelas de Madrid son las que hoy aún me hacen ponerme las zapatillas en cada carrera popular (aunque ellas piensen erróneamente que las he olvidado). Ojalá corramos algún día otra vez todos juntos.

 

Salimos cuesta arriba por la calle Monforte de Lemos bajo la nieve y siento que las piernas no van. Nunca me ha gustado salir cuesta arriba, porque siento que el motor “gripa” en primera y luego es difícil recuperar, aunque sea bajando. Recorremos unos metros con Toni, que decide ir tranquilo esta vez, y yo intento seguir la estela de Cristina que va veloz. Hay que reconocer que está en mejor forma que yo y me cuesta seguirla, pero me alegro con orgullo por ella (ya la pillaré). Después de casi dos kilómetros de subida, empezamos a bajar y las piernas (y el motor) se recuperan. En ese momento me adelanta otro ASICS FrontRunner, Juan, que está acompañando a su esposa en la carrera. Nos saludamos brevemente y cada uno sigue su ritmo. 

Al llegar casi a la meta, Cristina me dice que está helada y que solo correrá 5 kms (una vuelta). Dudo que hacer. Ciertamente no voy todo lo bien que debería y correr en estas condiciones es bastante molesto. Aun así, decido seguir porque “hemos venido aquí a jugar”, así que la segunda vuelta la corro solo. Cristina acelera hacia su meta y me esperará en el coche entrando en calor.  

Ya en la segunda vuelta, la subida, de nuevo, de Monforte de Lemos es criminal (con el añadido de que ahora coges la cuesta desde abajo del todo), pero con esfuerzo y ganas conseguimos llegar a meta bajo la lluvia. Hemos ganado de nuevo.

 

Mención especial a Kyra, que consiguió subir al pódium. Enhorabuena, estamos orgullosos de ti. Eres muy grande!

Las conclusiones tras la carrera son varias:

1) Existe un cierto punto masoquista en todos los corredores populares que deciden correr una carrera en estas condiciones, pero esta también es la gracia de este “mundo”, la superación de la adversidad, con todo lo que ello supone para el día a día de cada persona. Correr te enseña, entre otras cosas, a sufrir y también muestra la enorme recompensa del esfuerzo. Creo que por eso muchos corremos en lugar de quedarnos en la cama.  

2) Correr necesita preparación y, decididamente, tengo que prepararme mejor. Berlín está aún muy lejos, pero no tanto. Hay que empezar YA la “operación bikini”, sin prisa pero sin pausa. Correr es maravilloso cuando tienes la “máquina” afinada y lista, y ahora no lo está (pero lo estará).

3) Me alegro de haber encontrado a una acompañante en mis carreras. Ahora parece que va a ser ella la que tire de mí en este 2018. Estoy orgulloso, porque hace apenas un año ella era incapaz de dar una vuelta al Retiro sin protestar y ahora solo hay que ver lo bien que corre (y lo rápido que puede llegar a correr). Te quiero, ya lo sabes.

Empezamos 2018. Esta es la primera de muchas “grandes” y “pequeñas” carreras que cerraremos en la San Silvestre del 31 de diciembre de 2018.

Todo gran camino empieza con un primer paso. Este 2018 ya ha empezado.  

escrito por
portrait

Gonzalo Rincón de Pablo

Abogado / Asesor Fiscal de Madrid

Club: ASICS Frontrunner / Gacelas de Madrid / Coentrena

MIS DISCIPLINAS
10 km trail Fitness media maratón atletismo y natación atletismo
maratón triatlón olímpico ultra maratón Boxeo
MIS DISCIPLINAS
10k trail fitness half_marathon swim_run track_field marathon olympic_distance_triathlon ultra_marathon boxing_or_martial_arts