Athlete image

CÓMO LIMPIAR LAS ZAPATILLAS DE RUNNING


Confías en que tus zapatillas de running te ayudarán a superar los terrenos más difíciles y eso significa que se van a ensuciar. Tanto si corres en terreno embarrado como si lo que necesitas es adecentar las zapatillas de running, limpiarlas es una forma sencilla de que sigan teniendo un buen aspecto y sintiéndose cómodas.

Recuerda que, aunque las zapatillas de running están diseñadas para ser resistentes sobre el asfalto, están hechas de materiales especiales que deben cuidarse con mimo. Westin Galloway, Director Global de Línea de Producto de Calzado de ASICS, lo explica así:

"Las fibras sintéticas, las técnicas de pegado, la espuma y las costuras de las zapatillas de running de ASICS están diseñadas con todo cuidado para ofrecer una óptima experiencia en la carrera. Toda técnica de limpieza que no sea natural puede dañar la integridad de las zapatillas, cambiarles la forma o empeorar la experiencia al usarlas".

Piensa en tus zapatillas de running como si fueran cualquier otra prenda de calidad de tu armario: no lavarías un jersey de cashemir en la lavadora, ¿no? Pero no te preocupes: no hace falta secadora. Puedes lavar las zapatillas de running con toda facilidad y de forma efectiva en tu propia casa.

How to Clean Running Shoes - 3 Tips for Keeping Your Shoes Tidy

¿Cómo se lavan las zapatillas de running? Te lo contamos paso a paso.

Qué necesitarás para limpiar las zapatillas:

  • Detergente suave o jabón seguro para el lavado de ropa

  • Un cepillo suave o un cepillo de dientes

  • Una esponja

  • Toallitas de papel

  • Un cubo de agua templada

Cómo limpiar las zapatillas de running:

1. Debes lavar las diferentes partes por separado. Empieza sacando los cordones y las plantillas.

2. Llena un cubo con agua templada y añade una o dos cucharadas de detergente suave.

3. Con una toallita de papel seca, retira los restos de barro y suciedad antes de mojar las zapatillas.

4. Utiliza un cepillo suave o un cepillo de dientes mojado en agua templada con jabón para limpiar las suelas exteriores (parte inferior de las zapatillas) a mano. Enjuágalas con una esponja o con toallitas húmedas.

5. A continuación, lava la parte superior de las zapatillas. La parte superior es la parte que envuelve el pie y la forma de lavarla dependerá del material del que esté hecha. Tela, malla o lona: Utiliza una esponja húmeda con jabón y restriega suavemente. Estos materiales se pueden lavar a mano pero no sumerjas las zapatillas en agua. Ante, nobuc o cuero: Recuerda que el jabón y el agua pueden dañar o decolorar estos materiales. utiliza solo productos de limpieza destinados expresamente al ante, nubuc o cuero y sigue las instrucciones del producto.

6. Limpia las plantillas interiores con agua con jabón. Frota bien la superficie con un cepillo de dientes o con un cepillo suave y retira los restos de suciedad o de jabón con una esponja húmeda. No metas las plantillas en el agua porque la espuma puede cambiarles la forma.

7. Puedes lavar los cordones con jabón y un cepillo en el grifo.

8. Cuando hayas lavado todas las partes de las zapatillas, déjalas secar al aire con toallitas de papel en el interior. Las toallitas ayudarán a absorber la humedad y mantendrán la forma de las zapatillas mientras se secan. (No las dejes secar cerca de un radiador o bajo la luz directa del sol porque podrían dañarse).

9. Cuando las zapatillas estén secas, puedes espolvorear bicarbonato sódico en en interior para que absorba los olores y los restos de humedad.

Qué no hacer:

1. No laves las zapatillas de running en la lavadora. La tela y los adhesivos de las zapatillas se pueden dañar si los metes en agua.

2. No utilices lejía ni productos para la limpieza del hogar para lavar las zapatillas. Utiliza siempre medios suaves para el lavado de ropa.

3. No seques las zapatillas de running en la secadora, cerca de un radiador ni bajo la luz directa del sol. El calor puede hacer que las zapatillas pierdan la forma o se rompan. Lo mejor es dejarlas secar al aire libre.

Con atención y cuidado, puedes mantener las zapatillas de running en perfecto estado y poner a prueba su nivel de resistencia donde lo necesitas: ¡sobre el asfalto!