COMPARTE
Termina 2018 y es inevitable en estas fechas no pensar en nuevos propósitos.

Pero mientras me debato un año más, entre ponerme objetivos demasiado altos por aquello de “si me quedo a mitad de camino” o exigirme sólo lo que creo que voy a ser capaz de cumplir (y sabiendo de sobra que otra vez optaré por lo primero), prefiero empezar echando la vista atrás y analizar todo lo bueno que nos trajo 2018, todo lo que logré, lo que intenté, lo que aprendí, lo que peleé, lo que disfruté, y recordar algunos momentos de los que se quedarán para siempre en mi memoria.

 

VALENCIA - IAAF/Trinidad Alfonso Campeonato del Mundo de Media Maratón

Uno de los momentos más especiales de 2018 fue viajar a Valencia y terminar aquellos maravillosos 21k en una ciudad cuya gente, animando, ya te hace la mitad del trabajo.

Un viaje divertidísimo, con muchos nervios y con bonitas casualidades (como que mi habitación de hotel fuera la 1010) y un inolvidable fin de semana en la que (ahora sé por qué) llaman la ciudad del running.

No recuerdo ni cuánto tardamos en atravesar aquel arco de meta, pero siempre será una de las carreras más especiales para mi. Inolvidable.

MARATÓN DE BARCELONA

Que nadie se asuste que no he corrido ninguna maratón de incógnito…

La Maratón de Barcelona coincidía con una fecha muy especial para mi. Seis meses exactos separaban aquella carrera del fatídico 11 de septiembre en el que Lorena Enebral nos dejaba por culpa de aquel disparo en Afganistán y nuestras vidas cambiaran para siempre.

La coincidencia de fechas me hizo pensar en correr los últimos 11k  de la Maratón de Barcelona como homenaje a ella y a su familia.

Pero además, mi amigo Eric recorría los 42k con su madre Silvia en silla de ruedas (os acordaréis todos de aquella hazaña que salió en toda la prensa) y pude acompañarles durante un tramo... Una carrera completamente imposible de olvidar. Y en 2019, repetimos ;)

 

 4 MEDIAS MARATONES... Y tres de ellas en tan sólo cinco semanas.

El azar, la emotividad y la oportunidad hicieron que en octubre de 2018 terminara mi 7ª media maratón.

Un sueño que ni siquiera yo, me había atrevido a soñar.

En cada una de ellas, un reto y una satisfacción inimaginable al colgarme la medalla de finisher: Valencia, Madrid, Oviedo y París.

4 ciudades que significan tanto para mi. Imposible haber elegido mejor.

SALIMOS DE LA ZONA DE CONFORT… OTRA VEZ

Ya os conté que, después del verano, y tras lograr acabar mi 7ª Media Maratón, decidí ir un paso más allá, ponerme en manos del mejor entrenador y así convertir cada sesión en un reto que superar, y dejarme guiar por él para ir mejorando, poquito a poco, en todos los aspectos.

¿Mi objetivo? Ya os lo conté en el post anterior: ponerme en forma para disfrutar más de cada kilómetro y sufrir menos.    

Esto me ha hecho pisar, por primera vez en mi vida, una pista de atletismo, y sentirme como Bridget Jones durante los primeros días en los que no sabía ni planificar las sesiones de entrenamiento en el reloj… pero no puedo estar más contenta de haber tomado la decisión de entrenar con un guión, con un plan y de empezar, poco a poco a notar mejoría.

Ahora, cada entrenamiento es un reto, una motivación, una prueba para superar, y ayudada por un grandísimo profesional, Antonio Nuñez. Un sueño y, para alguien tan principiante como yo, un verdadero lujo.

LAS CARRERAS QUE NO CORRÍ

Pero pensar en 2018, es también pensar en lo que no salió bien.

Aquella patada en clase de kickboxing  y aquella lesión, tan leve como inoportuna, que me impidieron correr la Media Maratón de Madrid para la que me había estado preparando, es otro de los momentos inolvidables de 2018.

Pero no penséis que fue algo malo. Al contrario.

Os lo conté en el post titulado “Hoy no tocaba esto”. 

Ese día crecí como corredora. Aprendí tantas cosas y tuve que gestionar tantas emociones que casi, casi me alegro de que aquello pasara.

Hubo otras carreras que me perdí por viajes de trabajo, como aquella Carrera de Chamberí, mi barrio, y que tanto habíamos preparado en ese divertidísimo grupo de WhatsApp ;) 

LAS TAPIAS Y EL RETIRO

Otra de las cosas que recordaré de 2018 fueron las primeras tapias de la casa de campo. 

Desde aquella primera con los DrinkingRunners y 4 grados bajo cero, hasta las que hicimos en verano tratando de buscar la sombra en Madrid.

Madrugones, kilómetros, risas y recovery en El Urogallo. 

Primeros kilómetros también por el Retiro con amigos, que me enseñaron que Madrid, más allá de mis zonas habituales, tiene verdaderos tesoros para correr.


MI "EQUIPO A"

No podían faltar ellos, los ASICS FrontRunners sobre todo por lo que me han ayudado cuando he empezado a tener más dudas sobre cómo entrenar, qué ropa ponerme en un media maratón con lluvia o cómo cuidar alguna molestia en el pie.

Un equipo con perfiles muy distintos, pero que me han recordado, un año más, la importancia de tener ese soporte mental que tanto necesito.

Incluyo a mis compis de Barcelona, aunque nos veamos menos, porque todos me inspiran y ayudan siempre... y porque de cada entrenamiento con ellos, siempre aprendo algo. 


Segundo año formando parte de este equipo y cada vez más orgullosa de defender los colores de esta marca.

CARRERAS, AMIGOS Y RISAS 

Pero si algo tuvo de especial 2018 fueron las carreras con las que cada domingo disfruté en compañía de tantos amigos.

Cierro 2017 con 278 km recorridos con un dorsal puesto, y todas ellas me han servido de acicate, de aliciente y de meta para obligarme a sacar tiempo para entrenar cada semana, pero sobre todo a disfrutar y compartir con amigos, y descubrir una de las caras más bonitas que tiene este deporte: su gente.

Imposible no dedicar unas lineas a quienes se acercan después de una carrera a saludarme, a los que me han reconocido alguna vez en el metro de vuelta, o a quienes me han dicho que les ayudé de alguna forma a ponerse unas zapatillas y empezar a correr. Muchas de esas personas, se han acabado convirtiendo en amigos, en compañeros de carrera y en verdaderos alicientes para seguir disfrutando tanto de este deporte.

Resumiendo puedo decir sin dudar que 2018 ha sido un gran año. Y de los que dejan huella también en el terreno deportivo.

Retos superados, sueños cumplidos, obstáculos superados, mucha disciplina, mucha fuerza de voluntad y muchos momentos inolvidables vividos con amigos.

Muchas fotos antes y después de las carreras, muchos mensajes de whatssapp con preguntas, nervios o buenas noticias. 

Muchas risas, muchas horas de entrenamiento, muchas dudas y muchas recompensas.

 

 

Intentaré redactar un post con todos los propósitos para 2019, pero antes, en el deporte y en la vida, creo que hay que saber pararse y saborear todo lo bueno que nos trajo y que conseguimos en el año anterior.

 

 

 

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 45

Club: ASICS FRONT RUNNER

Entrenador: Jesús Antonio Nuñez (NuñezRun)

MIS DISCIPLINAS
Boxeo Fitness Entreno funcional Estiramientos 10 km media maratón
MIS DISCIPLINAS
boxing_or_martial_arts fitness functional_training strength_training 10k half_marathon