COMPARTE
Hoy no tocaba esto. Hoy tocaba estar nerviosa, preparar cada detalle de la ropa que iba a llevar mañana, calcular el agua que tenía que beber y la hora a la que acostarme para asegurarme un descanso suficiente por la noche.

Tocaba escribir mensajes a mis compis de carrera, buscar en la web de la carrera dónde debíamos quedar y a qué hora.

Porque mañana tenía que intentar correr mi quinta media maratón.

Tocaba saludar a muchas seguidoras, en especial a Ana, la chica que me escribió para darme las gracias minutos antes de enfrentarse a su primera carrera en Galicia y que me aseguraba que yo le había ayudado a creer que era capaz.

Tocaba dar un abrazo tranquilizador a amigas que me enviaban mensajes privados esta semana intentando aplacar los nervios ante su primera media maratón.

Tocaba quedar con Blanca que se enfrenta a sus primeros 42k y quería  correr junto a mi los primeros kilómetros mientras nos poníamos al día de tantas cosas.

Tocaba cenar pasta, madrugar, ponerse el dorsal nerviosa y coger el coche antes de que amaneciera rumbo a Madrid.

Tocaba foto con los DrinkingRunners, con mis ASICSFrontrunners, y tantísimos amigos con los que suelo coincidir en carreras.

Tocaba volver a casa, habiendo terminado o no, para encontrarme un dibujo de mis niños a modo de medalla.

Pero no. Mañana no correré. Una pequeña lesión ayer en clase de kickboxing me impide caminar a estas horas y me obliga a parar unos días.

No me preocupa la medalla. De hecho, cuatro medias maratones en menos de un año son más de las que jamás soñé correr en toda mi vida.

Susana Garcia Media Maraton Valencia ASICS


No me preocupa la carrera. Es una más. Era importante para mi, mucho… pero no dejo de repetirme la frase que suelo decir a quien se lesiona “Es solo una carrera… y habrá más”.

Sin embargo, esta situación, completamente nueva para mi, me hace reflexionar.

Nunca me ha importado el tiempo, los kilómetros… solo me preocupaban dos cosas: sacar tiempo de donde no lo hay para entrenar y no lesionarme.

Y me he lesionado.

Aunque es mi primera lesión, y no tengo ni idea de lo que implica, todo apunta a que será poca cosa. Una micro rotura fibrilar en un gemelo, que con reposo, antiinflamatorios y un poco de cabeza, debería pasar pronto y no ir a más.

Pero, como hago con cualquier problema, me obligo a sacar algo en limpio de ello.

Toca dar ejemplo en casa, dejando ver que te importaba mucho pero que también hay que saber relativizar los problemas. Y dejar claro que, aún así, los kilómetros, los entrenamientos, los esfuerzos y las renuncias a muchas cosas, han merecido la pena. Porque se trata de disfrutar el camino, no solo de llegar a la meta.

Y con eso me quedo.

Una vez más he sabido gestionar los sentimientos. Los que imagino que debe tener cada persona que se lesiona o no puede correr la carrera para la que se ha estado preparando meses.

He sabido llorar, pensar, secarme las lágrimas y volver a levantarme.

He sabido aprender de ello y ver, una vez más, el lado bueno de la situación.

Y me siento orgullosa de mi misma.

Tanto como lo hubiera estado si hubiera sido capaz de recorrer los 21k.

O más.

 

escrito por
portrait

Susana Garcia

Programadora de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Grupo de edad: 44

Club: ASICS FRONT RUNNER

MIS DISCIPLINAS
Fitness Estiramientos media maratón 10 km Boxeo Entreno funcional
MIS DISCIPLINAS
fitness strength_training half_marathon 10k boxing_or_martial_arts functional_training