Cuida tus pies: fascitis plantar – tratamiento y gestión

 

¿Notas un dolor intenso o rigidez en el talón del pie? ¿O quizás sientes un dolor punzante o leve cuando te levantas por la mañana? Puede que te resulte familiar y que ese dolor haya ido en aumento últimamente. O a lo mejor ha aparecido de repente después de haber hecho ejercicio. Si algo de esto te suena, puede que tengas los síntomas de la fascitis plantar. Duele, molesta al hacer las tareas más sencillas y debe tratarse lo antes posible. En este artículo te damos algunos consejos clave sobre cómo abordar la gestión y el tratamiento de la fascitis plantar.

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una afección común de los pies cuyos síntomas son el dolor en el talón y alrededor de la planta y el arco del pie. Se debe a la tensión de la fascia plantar, que conecta el talón con los dedos del pie, y en algunos casos aparece debido a microrroturas en esa zona. Puede que sientas un dolor o una presión punzante más intenso a primera hora de la mañana o después de hacer ejercicio. A veces aparece tras haber estado de pie, caminando o corriendo durante mucho tiempo.

Puede aparecer si:

  • Andas o corres más de lo habitual desde hace poco.
  • Haces ejercicio en una superficie dura.
  • Tensas la planta del pie mientras haces ejercicio.
  • No has calentado bien los músculos inferiores de las piernas antes de hacer ejercicio.
  • Haces ejercicio con calzado inadecuado.

¿La fascitis plantar se cura por sí sola?

Con frecuencia, la fascitis plantar se puede tratar con remedios caseros y un poco de reposo, notarás una gran mejora después de dos o cuatro semanas. Sin embargo, si has tenido esta afección y no la has tratado, curarla podría tardar más que cuando se coge a tiempo. Puede que quieras que tu médico te dé un diagnóstico preciso para que te diga de forma más ajustada cuánto tardarás en recuperarte. En algunos casos, te derivará al especialista, ya que te podrá ofrecer un programa de tratamiento específico que quizás incluya inyecciones de esteroides o terapia por ondas de choque.

En general, el tratamiento de la fascitis plantar se lleva a cabo en casa. Echemos un vistazo a algunas formas de mantener esta afección bajo control, de reducir el dolor y de ayudar a que vuelva a estar a pleno rendimiento.

Fascitis plantar: tratamiento y gestión

Ciertos ejercicios del tratamiento de la fascitis plantar, como estirar y hacer masajes específicos, pueden acelerar la recuperación. Si sumamos a esto la gestión del dolor y el descanso, sentirás los efectos de la recuperación en seguida.

Protégete: Utiliza zapatillas que protejan bien el talón y el arco. Evita los tacones y utiliza el calzado adecuado para cada actividad. Quizás sea hora de despedirte de tus viejas zapatillas y comprar unas nuevas.

Frío, frío: Pon hielo en la zona afectada para aliviar el dolor. Para muchos es un alivio tener una botella congelada bajo los pies y hacerla rodar entre cinco y diminutos minutos. Se trata del efecto calmante del frío junto con un estiramiento suave del pie y de la zona dolorida de la planta. Si no, también puedes utilizar una bolsa de guisantes congelados enrollada en una toalla.

Estira: Estirar el pie aliviará el dolor y hará que mejore antes. Coge los dedos del pie con una mano, flexiónalos lentamente hacia atrás y masajea la base del talón con la otra mano, la planta del pie debería estar tensa. Aguanta el estiramiento 30 segundos y haz, al menos, tres repeticiones. Se recomienda hacer el estiramiento a primera hora de la mañana, antes de levantarse.

Antiinflamatorios: Aunque la fascitis plantar no tenga mucho que ver con la inflamación, el uso moderado de algunos medicamentos para el dolor, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) puede ser una forma efectiva de aliviar el dolor a corto plazo.

Ortesis y plantillas: El uso de una ortesis como parte del tratamiento puede proteger tus pies y acelerará la recuperación. Las ortesis, elementos hechos a medida y más avanzados, mejorarán el apoyo del pie cuando andes o estés de pie. Consúltalo con un especialista que te pueda prescribir una ortesis o una plantilla adecuadas para  tus pies. Si tu afección no es tan grave o no quieres pasar por el proceso de consultar a un especialista, un zapatero con experiencia te podrá recomendar unas plantillas que te aporten el apoyo y la protección que necesitas a corto plazo.

¿Cuánto tarda en desaparecer la fascitis plantar?

El periodo de tiempo del tratamiento de la fascitis plantar y su recuperación puede ser de entre dos y cuatro semanas o hasta de algunos meses. Dependerá de cuándo se haya diagnosticado y de la regularidad con la que sigas el tratamiento. La fascitis plantar se desarrolla de forma gradual. Si no se trata con reposo y los consejos anteriores, empeorará y tardará más en curarse, así que un diagnóstico temprano y unos buenos ejercicios para tratarla son clave. Más vale prevenir que curar.